Lección: No vender la piel del oso antes de cazarlo.

Kreab Alcobendas 36 – 19 CR Majadahonda

La verdad es que el resultado no fue bueno, pero aún así nos hemos
quedado con un sabor agridulce de boca. Se notó que los
entrenamientos del martes y el jueves con nuestros chicos tuvieron
su fruto.
Desde el primer momento se hizo evidente el cambio, mucha más
intensidad en el juego, agresividad en los placajes y en los rucks, una
línea de defensa muy sólida, la concentración nos llevó a perder
pocos balones y además supimos aprovechar los errores de nuestro
rival en el campo.
Este esquema de juego tuvo sus frutos ya que durante el primer
tiempo fuimos capaces de adelantar a nuestro rival y mantener una
ligera superioridad en el campo hasta el descanso. Conseguimos
“salvar” todos los errores que cometimos en el anterior partido contra
el “Tasman de Boadilla”. Nuestro equipo era otro y nos llegamos a ver
ganadores del partido.
El segundo tiempo lo cambió todo. Si bien no pudimos comenzar
mejor ensayando a los pocos minutos del lance, no fuimos capaces
de mantener la ventaja y la presión y poco a poco perdimos fuelle,
nuestros chavales se vinieron abajo y comenzamos a cometer
errores que no fueron perdonados por el equipo local. Primero
empatando y posteriormente con una lluvia de ensayos en los últimos
minutos del partido que les dió una ventaja de 18 puntos.
Nos confiamos, levantamos el pie del acelerador, la falta de
experiencia y quizá el cansancio físico de nuestros chicos les hizo
verse ganadores antes de tiempo (de ahí lo de la piel del oso) bajar la
intensidad y la concentración en el juego. Pero la buena noticia es
que técnicamente estuvieron a la altura (al menos durante el primer
tiempo) y por ello vuelvo a matizar… son capaces de lo que se
propongan.
Toca aprender – gran lección- de lo sucedido y seguir trabajando.